Que tal si tú sigues la historia…

Un día me buscas en ese carro que tanto me gusta, cuando llegues me abres la puerta del carro y me ayudas a sentarme, me cierras la puerta y rápido te montas en tu lado y comienzas a conducir. Me complementas diciendo lo hermosa que me veo, en ese momento yo sonrío y tú me tomas la mano y me das un beso en ella. Mientras estamos admirándonos y cantando en el carro, vamos camino a uno de mis lugares favoritos, pero yo no sé qué vamos para allá. Cuando llegamos, me abres la puerta y me ayudas a bajar del carro, me vuelves a decir lo hermosa que me veo y me das un beso en la frente (esos que tanto me gustan). Caminamos hasta mi lugar favorito y tienes una sábana en el piso, con velas alrededor de ella y con mis flores favoritas esperando por mí. Tenemos unas copas con mi vino espumoso favorito y comenzamos a hablar mientras pasan las horas. Al terminar la botella de vino, mientras escuchamos las olas del mar, nos comenzamos a besar. Me encantan tus besos suaves y sencillos, de esos que te acercas me tomas por la parte de atrás del cuello y me besas como si fuera nuestro último beso. Estamos solos en la playa, con la luna, el mar y las estrellas siendo los únicos testigos de lo que estamos sintiendo en esos momentos. Nuestros cuerpos se van uniendo, nuestras almas siendo una, y nuestros corazones latiendo tan fuerte como si se quisieran salir. Mientras nos besamos, nos comenzamos a acercar hasta terminar sentada encima de ti. Comenzamos a sentir toda nuestra piel, completamente erizada por los nervios y placer que estamos sintiendo. Poco a poco, estamos tan y tan conectados que comenzamos a besarnos cada parte de nuestro cuerpo, no hay nadie a nuestro alrededor, solo nosotros disfrutando uno del otro. Mientras seguimos descubriendo cada rincón de nuestro cuerpo comenzando a convertirse uno, comenzamos a quitarnos la ropa, tan suave y pasional que solo nosotros sabemos lo que tenemos en nosotros. Comienzas a besarme cada lunar, cada tatuaje, cada lugar que te encante de mí, mientras me dices lo perfecta que soy. Cuando ya estoy completamente excitada, me comienzas a besar mis labios más bajos del cuerpo, los besas como si fueran solo tuyos, como algo que jamás quisieras salir de ahí. Que rico se siente tener ese placer, ese momento en que se te eriza la piel, comienzas a sentir mil cosas, abres los ojos lo más que puedas del placer que sientes, me trinco y te agarro por el pelo, ese pelo negro que tanto me gusta. Sigo tan y tan excitada con todo lo que haces allá debajo, que me miras a la cara y ves que no estoy allí, que estoy como en un mundo perfecto de placer que me estás haciendo sentir. Esa noche quieres que yo disfrute y que sienta tanto placer que te hace feliz que me sienta así. Esa noche quieres que sienta cada rincón de mi cuerpo, que descubra cada cosa que me quieres hacer y las que me encantan que me hagas. Luego de hacerme excitar y venirme tanto que ya no puedo más, no te das por vencido y me comienzas a penetrar. Poco a poco lo vas entrando hasta sentir que está completamente dentro, hasta saber que ahora si somos solo uno y ya no somos dos. Que mientras comenzamos a movernos, cada pedazo de nuestro cuerpo sea uno, que nuestras miradas se conecten tanto que cada uno sienta que estamos en un lugar mágico, en un lugar donde solo seamos nosotros contra el mundo, aunque sea solo por esa noche. Mientras nos movemos, nos aruñamos la espalda, nos agarramos del cuello y me agarras por el cabello, mientras brinco encima de ti, me tomas por mis senos y los miras con esa pasión de querer probarlos una vez más. Te vas acercando a ellos y los comienzas a besar y chupar como si fueran ese dulce que tanto te gusta. Que rico se siente que me hagas tuya, que rico se siente que me hagas todas esas en mi lugar favorito, mientras me siento cómoda y segura porque eres tú. En ese momento nos damos cuenta de que nos gustamos, pero no queremos decirlo por miedo a que esa magia que tenemos desaparezca. Ambos nos venimos infinitamente y nos acostamos en esa sabana que pusiste n la arena y comenzamos a apreciar nuestros testigos que nos hacen sentir esa magia única y que solo saben lo que sucedió allí además de nosotros. Luego, bueno luego no sé lo que pasa, que tal si tu sigues la historia…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s